Una vez completada la fase de separar los innecesarios, empieza lo bueno. Hay que identificar todo lo necesario y situarlo “estratégicamente” para facilitar su uso.
“Una cosa para cada sitio y un sitio para cada cosa”
Esta fase empieza a generar hábito en el equipo cara a la implementación total de la metodología.