Seguimos con la idea de creación de valor en nuestros procesos, servicios, proyectos, … centrándonos en los despilfarros., que complementa la serie sobre el tema de “propuesta de valor“, aplicables a cualquier proyecto u organización.

cero despilfarros en la cadena de valor

Concepto de despilfarro

Hace ya unos años, nuestro compañero Juan Manuel Delgado publicó una breve entrada denominada “Reducir las ineficiencias del funcionamiento interno” en la que nos enseñaba las 7 fuentes de despilfarros que identificó Taichii Ohno (uno de los padres del concepto LEAN):

  1. Exceso de producción, cuando la producción no se ajusta a la demanda.
  2. Tiempos de espera, cuando existen recursos ociosos pendientes de “inputs”.
  3. Transporte, o movimientos o manipulaciones de materiales que no aportan valor.
  4. Proceso: cuando tienen lugar actividades innecesarias, problemas con maquinaria en mal estado.
  5. Inventario, como materiales obsoletos, excesos de existencias, almacenes intermedios.
  6. Movimiento, que no transporte, que implican movimientos innecesarios o incómodos para las personas.
  7. Defectos del producto o servicio, tales como las reclamaciones, garantías, rechazos, …

Dentro del enfoque LEAN las actividades o tareas se clasifican en tres:

  • Tareas que aportan valor al proceso o proyecto.
  • Aquellas tareas necesarias, pero que no aportan valor al proceso o proyecto.
  • Por último, las tareas que no son necesarias, ni aportan valor o despilfarros.

Identificación de despilfarros en la cadena de valor

Esta herramienta, bien usada, … “demasiado bonito para ser verdad”

Según el concepto de kaizen office hay que considerar los despilfarros a dos niveles:

  • Superficiales. Habitualmente los análisis de despilfarros se centran en un nivel operativo.
  • Liderazgo. Se tratan de despilfarros más estructurales, a alto nivel y que afectan al funcionamiento de la organización.

Punto de partida, los despilfarros superficiales

Vamos a considerar cuatro grandes grupos de estos despilfarros:

  1. Humanos, que se producen porque la organización no es capaz de aprovechar su equipo humano. Por ejemplo, con la alineación de objetivos, la asignación de tareas o los tiempos ociosos.
  2. Proceso, consecuencias del propio diseño del mismo o en su ejecución. Algunos ejemplos son el control, la variabilidad, la no o mala estandarización o las soluciones provisionales en el proceso.
  3. Aunque se podría englobar dentro del anterior, los despilfarros relacionados con la información,  que se produce cuando se pierde valor por culpa de imprecisiones en ésta.
  4. Activos, estos despilfarros corresponden a los que se originan en los recursos que no son las personas. Es decir, en las instalaciones, inventarios,  …

Cuáles son los despilfarros de liderazgo?

En el análisis tradicional de despilfarros, no se consideran este tipo. Pero resultan importantes para la creación de valor. Es más, yo diría que clave.

Dentro de este tipo de despilfarros se deben tener en cuenta:

  • Enfoque. Es decir, dónde se aplican los esfuerzos en la organización.
  • Estructura. Este despilfarro aparece cuando aspectos como procesos, cultura, organigrama, comportamientos, … no refuerzan la eliminación de los despilfarros superficales.
  • Disciplina. Cualquier sistema debe reaccionar para evitar los problemas y las negligencias. Si el sistema no se orienta a saber reaccionar de forma rápida y eficaz en la eliminación de despilfarros, es un despilfarro en sí mismo.
  • Trabajo “propio”. Se produce cada vez que se pierde la oportunidad de incrementar la percepción del trabajador que considera su trabajo como algo suyo.

Si te ha gustado este post y quieres más información puedes contactar con nosotros.


GuillermoMontero