Cuándo es necesario tener Delegado de Protección de Datos Personales

By |2018-03-28T20:12:54+00:0028 marzo 2018|Cumplimiento normativo|

Tal y como se ha comentado en entradas anteriores, a partir del veinticinco de mayo de este año se aplicará definitivamente el nuevo Reglamento General de Protección de Datos Personales (RGPD) y con ello la necesidad de disponer de la figura del Delegado de Protección de Datos Personales o Data Protection Officer, también denominado por sus siglas DPO. Esta necesidad dependerá de las circunstancias del tratamiento de información de carácter personal que se realice y que se pretende aclarar en esta entrada.

Delegado de Protección de Datos Personales

¿Cuándo es obligatorio disponer de un Delegado de Protección de Datos Personales o DPO?

Tanto el RGPD, así como el proyecto de LOPD se centran en unos requisitos muy específicos en los que se detallan los casos que implican la obligatoriedad en cuanto a la disposición de un Delegado de Protección de Datos Personales o DPO, esto se centran en los siguientes sectores:

  • Colegios profesionales.
  • Centros docentes con enseñanzas reguladas.
  • Entidades que presten servicios de comunicaciones electrónicas y relacionados con la sociedad de la información.
  • Entidades incluidas de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.
  • Establecimientos financieros de crédito.
  • Entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  • Empresas de servicios de inversión.
  • Distribuidores y comercializadores de energía eléctrica.
  • Entidades que desarrollen actividades de publicidad y prospección comercial.
  • Centros sanitarios legalmente obligados al mantenimiento de las historias clínicas.
  • Entidades que tengan como uno de sus objetos la emisión de informes comerciales acerca de personas y empresas.
  • Operadores que desarrollen la actividad de juego a través de canales electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos.
  • Entidades de seguridad privada.

Pese a la exigencia en los sectores anteriores, la disposición de un Delegado de Protección de Datos Personales o DPO tiene un carácter voluntario en el resto de actividades quedando a criterio del responsable del tratamiento, el nombramiento o no, de dicha figura.

Por último, en cuanto a las funciones del Delegado de Protección de Datos Personales o DPO, dedicaremos una entrada específica para su descripción dada la importancia que dicha figura tendrá en el futuro.


Consulta sin compromiso

Desde PROINCA, te asesoramos en el cumplimiento de los nuevos requisitos legales aplicables. Además, fórmate con nuestros cursos relacionados con el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos Personales.

Si te ha gustado este post y quieres más información puedes contactar con nosotros.