En momentos difíciles como los que nos toca vivir, tras la lamentable y mediática alerta sanitaria motivada por la contaminación por listeria, a los fabricantes les surge la necesidad de transmitir seguridad y credibilidad a sus clientes en relación a la inocuidad de sus productos.

Certificación en seguridad alimentaria

Para ello, el método más adecuado es la certificación en seguridad alimentaria por entidades de reconocido prestigio.

Existen varias alternativas al respecto, todas ellas válidas pero no equivalentes de cara a las grandes superficies:

 

Estos estándares son muy exhaustivos y complejos y muestran el grado de control de la empresa alimentaria a nivel de calidad y seguridad tratando aspectos tan en boca como controles analíticos microbiológicos y fisico químicos, control sobre adulteraciones o fraudes, control sobre proveedores, control sobre los manipuladores, validación de métodos de limpieza, … En la pasada entrada “Higiene alimentaria en la industria, normas básicas” puede consultar más detalles.

Además de demostrar al cliente final la calidad y seguridad se sus productos, estas certificaciones suelen ser requisito excluyente para poder vender sus productos en grandes distribuidores.

Experiencia de Proinca

Conseguir dichas certificaciones no es fácil y requiere de mucho trabajo y consultoría especializada, para ello, PROINCA dispone de consultores experimentados y cualificados para ello.

Si necesita nuestra ayuda, no dude en contactar con nosotros.

Proinca Laboratorio